Announce something here

CUIDADO JOYAS

CUANDO TENGAS UNA JOYA KUUS EN TUS MANOS

Las piezas de KUUS están diseñadas para que sean duraderas. Están hechas con cerámica, un material ideal para joyería, ya que es delicado, pero al mismo tiempo es muy duro y no se raya con facilidad, como los diamantes 😉. Nosotras te vamos a dar unos consejos para que las cuides y las mantengas en perfecto estado:

  • Antes de nada... Te recomendamos quitarte cualquier joya KUUS antes de ir bañarte en la piscina, mar, dormir, ducharte o hacer algún tipo de actividad física como puede ser hacer deporte. La exposición a ciertos productos químicos (cremas, colonias, perfumes, productos de limpieza, cloro, agua del mar...) pueden dañar el estado de las cadenas o apliques. 
  • ¿Cómo limpio mis joyas? La gran ventaja de que la mayor parte de las joyas KUUS estén formadas por cerámica, es que no necesitan grandes cuidados. La única parte que con el tiempo puede estropearse un poco es la parte del pendiente de los Aros que roza con la pieza de cerámica. Por otro lado, como toda la bisutería chapada o bañada en oro, podrá ennegrecer con el tiempo y bastaría con limpiarlo con un paño específico para la plata o latón, y el brillo volverá a aparecer.
  • ¿Dónde guardo mis joyas? Guardalas siempre en sitios oscuros como la cajita en la que recibirás tus joyas o tu joyero. La bisutería, si está expuesta a la luz solar constante o en sitios demasiado cálidos, ennegrecerá más rápido. Nunca guardes tus joyas en un sitio húmedo como el baño.
  • Debes saber que... desde KUUS no podemos garantizarte que si la pieza  choca con una superficie muy dura o caiga desde una altura considerable, no se rompa. Al fin y al cabo, ¡no deja de ser cerámica! Son resistentes, pero dependerá del material con el que choque y la fuerza con la que caiga. Las piezas más delicadas son las de mayor tamaño. Tampoco podemos garantizarte que los apliques o cadenas conserven su baño de por vida, ya que no se trata de oro puro, sino de chapados y bañados. Esto dependerá de cómo se cuiden las joyas, del nivel de sudoración corporal, el nivel de PH de cada persona o los productos químicos que pongamos en la piel como cremas, perfumes o colonias. Por esta razón, es fundamental que cuides tus joyas con tanto cariño como el que ponemos nosotras al producirlas.

  • Por último, y no menos importante, no olvides... ¡DISFRUTARLAS! 😉